divendres, 31 de juliol de 2009

La mítica revista «Costa Brava Información»

<<0>> De forma puntual, COSTA BRAVA INFORMACIÓN va sortir tots els mesos d’estiu, durant els anys 1962, 1963 i 1964 (després, només alguns números solts, fins que, al cap de poc temps, va desaparèixer), amb textos en alemany, anglès, francès i espanyol o castellà. En commemorar-se el centenari del bateig de la Costa Brava per Ferran Agulló, no es pot oblidar aquesta revista internacional de turisme, ja que constitueix un fet històric dins el món de la premsa de les comarques gironines.

<<0>> Editada a Girona per «Publicidad y Artes Gràficas Rabell», el Cos de Redacció de COSTA BRAVA INFORMACIÓN estava integrat pels periodistes Antonio Binué, redactor del diari local «Los Sitios»; Emilio Casademont, corresponsal de l’agència Europa Press i redactor de Ràdio Girona, i Pepe Vilà, redactor també de Ràdio Girona i corresponsal del diari barceloní «La Vanguardia». Tots tres van fundar la revista, juntament amb Salvador Rabell, que en va ser el director. -J.C. i P.


EDITORIAL del primer número (Es destaca, a la mateixa pàgina, que “Todos los 5.000 ejemplares han sido repartidos en lugares de interés turístico y entregados en forma completamente gratuita”):

Nace nuestra Revista como consecuencia natural de la extraordinaria importancia que actualmente ya tiene la Costa Brava, ese trozo gerundense de litoral con tanto renombre en nuestra Patria y en el extranjero.

Como su nombre indica, COSTA BRAVA INFORMACIÓN aspira principalmente a informar a sus lectores, a base de noticias y reportajes, sobre los más destacados hechos y proyectos de carácter turístico relativos a la Costa Brava. En la misma, procuraremos reflejar el ambiente, espíritu y actualidad de nuestra Costa. Sin pretensiones de tecnicismo, nos esforzaremos en presentar una revista útil, amena y, sobre todo, sincera, con el principal deseo de colaborar a la mayor prosperidad de la Costa Brava.

Debido al carácter informativo de esta Revista, dirigida esencialmente a los turistas que nos visitan, su contenido intentaremos que sea ágil, claro y de actualidad. Aceptaremos, muy agradecidos, cuantas sugerencias tengan a bien escribirnos nuestros apreciados lectores, pues sería la máxima ilusión que esta Revista, con el tiempo, se convirtiera en el verdadero portavoz de tota la Costa Brava.

Pues, si bien ya existen otras varias publicacions dedicadas a nuestra Costa Brava, hasta ahora no se ha publicado ninguna con carácter periódico y dirigida exclusivamente a esta gran zona turística. Ello nos hace suponer que nuestra Revista merecerá la mayor consideración entre todos los costabravenses, divulgándola entre sus amistades. También esperamos de la benevolencia de los lectores que sabrán perdonar las naturales deficiencias que pueden hallar en este primer número.

COSTA BRAVA INFORMACIÓN saluda cordialmente a todas las publicaciones periódicas que aparecen actualmente en Gerona y su provincia, que en sus números de verano enaltecen las muchas excelencias de que goza nuestra querida Costa Brava. Por cuanto la prensa gerundense en mucho y desde muy antiguo viene contribuyendo al mayor conocimiento de nuestro litoral. A este poderoso apoyo se debe una gran parte de la fama de que goza la Costa Brava.


REPORTATGE DESTACAT
del primer número (Juny 1962)


SALVADOR DALÍ, FUENTE INAGOTABLE DE “GENIALIDADES”

Salvador Dalí regresó a Port-Lligat. Pero, en contra de la opinión de todo el mundo, el celebérrimo artista ampurdanés manifestó a su llegada que él jamás descansa.

“No comprendo cómo la gente puede matar horas y más horas sin hacer nada. No me lo explico. Yo aborrezco la inactividad.”

Esto es lo que dijo Dalí al retornar a su adorada Costa Brava. Francamente, incomprensible, amigo lector, máxime teniendo en consideración la agitadísima y agotadora campaña que el bigotudo maestro de los pinceles (y de los ‘jaleos’) desarrolló allende nuestras fronteras.

Pero Salvador Dalí es así. Y, por tanto, hay que tomar muy en ‘serio’ sus palabras, a pesar de que nosotros estemos convencidos de que el afamado artista necesita también nutrirse, como cualquier mortal, de ese sabroso y, a todas luces, insustituible pan de cada día, cual es el ‘dolce farniente’, para poder subsistir.

Sin embargo, lo que sí es innegable es que S.D. no puede, en modo alguno, dormir a pierna suelta…, o tumbarse a la ‘bartola’. Porque, de lo contrario, no sabemos cómo se las arreglaría para ‘asombrar’ de forma tan reiterada a la humanidad con sus bien cuidadas e ideadas ‘extravagancias’.

***
Nuestro popular y discutidísimo pintor (no olvidemos que todas las grandes eminencias han disfrutado siempre de lo mismo) ‘demostró’ recientemente que Rembrant era ciego, ante un selecto público congregado en una prestigiosa sala de Bruselas.

“¿Todos quedaron convencidos…?”, le preguntaron más tarde.

A lo que respondió Dalí:

“Pueden ustedes estar seguros de ello. Rembrant creó casi la totalidad de su extraordinaria obra siendo invidente. Lo cual otorga a la producción del genial artista un valor inconmensurable, soberbio.”

Pero, ¿se tomó la gente verdaderamente en serio la aseveración de Dalí?, se interrogará el lector.

Pues, la verdad. No sabría este periodista qué contestarle, con franqueza. Al parecer, hubo al final de la pintoresca conferencia ‘división de opiniones’, como en un festejo taurino.

Mas dejemos esta ‘extravagancia’ deliniana. Pasemos a otra de mayor prosapia. Sí, la que originó y desató una violenta tempestad…

Preguntaron a Dalí:

“¿Por qué ese ‘barullo’ tan fenomenal con el asunto de los ‘ballets’?”.

“!No me hablen de él! El disgusto que me proporcionó fue de padre y muy señor mío”, contestó.

“Se la quisieron ‘gastar”, vamos…”

“Es lamentable –prosiguió el bigotudo maestro- que ocurran cosas así. Y más entre gente seria (tiene esto su miaja de ‘salero’, ¿no?). Mis ‘ballets’ fueron objeto de una ‘trituración’ fantástica, es decir, ciertos individuos sin consultarme nada modificaron mi idea. Y se lanzaron por las buenas con una representación de mi espectáculo que, huelga decirlo, me produjo indignación. Desde luego, el asunto pasó a manos de mis abogados, a los cuales no les faltó trabajo…”

Ludmilla Techerina, la mundialmente célebre bailarina, sufrió un desvanecimiento morrocotudo, de los que hacen época, en el transcurso de la función ‘daliniana’. Nos la imaginamos, la pobre, desmayada, envuelta en rizadas pompas de jabón…

Se aseguró posteriormente que Salvador Dalí, al objeto de que a la desdichada criatura se le pasara un tanto el imponente susto, tuvo la gentileza de obsequiarla días después con un precioso ramo de orquídeas. A S.D., por ende, no le quedó otro recurso que rascarse el bolsillo. Pero de lo lindo. Porque el ‘regalito’ en cuestión le costó un millón de francos viejos.

***
Ahora, el genialísimo artista costabravense ha terminado una película. ¿Título? Ahí va: ‘Historia prodigiosa de la encajera y el rinoceronte’ (éste es el animalito que más inspira al pintor). No está mal el titulejo, ¿verdad? La acción se desarrolla en el Louvre, en un parque zoológico y, naturalmente, en la Costa Brava.

¿Que cómo es esa cinta? Imagínese el lector algo así como una tremenda mezcolanza de argumento, decorados, etc. genuinamente ‘dalinianos’. Divertido, ¿no?

Pero no acabará aquí la historia del Dali peliculero. No. Porque, según ciertos rumores, es muy probable que nuestro ‘personajete’, en vista de que eso de los’ballets’ no le ha convencido plenamente, se dedique ahora de un modo intenso al llamado Séptimo Arte.

En efecto, se dice que Salvador ya tiene en proyecto otro film. Por lo visto, tratará de folklore.

No obstante, todo lo relacionado con esa cinta permanece encerrado en el arca de los secretos. Al parecer, Dalí abriga la intención (desde luego, muy sana y juiciosa) de desarrollar su labor cineísta en un ambiente más tranquilo y con menos aparato propagandístico que en el de los tan cacareados y archifamosos ‘ballets’.

Bueno. Y ya que nos hallamos metidos de lleno en esas cuestiones del celuloide (materia, como se sabe, muy inflamable, por cierto), señalaremos que Salvador Dalí, junto con el astronauta Carpentier y la célebre novelista francesa Françoise Sagan, formará parte del jurado de la II Semana de Cine Turístico de Luanco (Asturias), que se celebrará a finales de julio, con la participación de Australia, Canadá, Suiza, Francia, Italia y España.


Por lo visto, a S.D. eso del cine le entusiasma ahora, que es un portento.

En Luanco, hemos dicho, se reunirá este excepcional trío de ases. Pero se asegura, de otra parte, que antes o después de esta ‘semanita’ internacional de cinema turístico, la Sagan y Carpentier se darán cita en Port-Lligat, en casa de Dalí y su esposa y musa Gala.

Porque parecer ser, amigo lector que tiene la santa paciencia de leer estas líneas -y aguantar, por consiguiente, este ‘rollito’-, que nuestro artista está interesadísimo en pintar unos cuadros relacionados con el vuelo del astronauta norteamericano. Y, claro, necesitará su colaboración. ¡Veremos qué saldrá de ello!

***
Y ya íbamos a poner punto final aquí. Pero antes bueno será que soltemos una indiscreción, cazada al vuelo. Desde hace algún tiempo, revolotea en la mente inquieta de Salvador Dalí algo muy originalísimo. Se trata de demostrar de una manera fehaciente que la gente no habita en el planeta Tierra, como ella (como nosotros) cree, pues éste no existe, sino que, en realidad, la humanidad toda vive en la Luna. En la Luna o en otro astro, se entiende.

Y aunque así, a primera vista, esto que acabamos de decir pueda producir una fenomenal hemorragia de risotadas (que pudiera acarrear graves consecuencias incluso para alguna perona ‘delicada’), es posible que, al final, cuando Dalí lo suelte por ahí (con su consabida seriedad, claro está), alguien se lo ‘trague’.

Emilio CASADEMONT


NOTA: Salvador Dalí, amic d’Emili Casademont, va llegir aquest reportatge a la seva casa estiuenca de Port-Lligat (a la foto de dalt) i li va fer molta gràcia, igual que tots els del mateix estil que, en aquella època, va publicar la premsa de pertot arreu. El genial artista empordanès, a la mateixa casa, rodejat d’un grup de periodistes gironins, entre els quals figura (el primer, a la dreta, ajupit) l’Emili Casademont.- J.C. i P.

COSTA BRAVA INFORMACIÓN oferia moltíssims textos traduïts al francès, anglès i alemany, com el d’aquest reportatge sobre les vacances a S’Agaró del polític britànic Selwyd loyd.

Número especial (juny del 1964) dedicat a la “Tercera Fiesta Hotelera de la provincia de Gerona”, celebrada a l’hotel Cap Sa Sal (Begur). Tots els seus assistents van ser obsequiats amb un exemplar dels 1.000 que va editar COSTA BRAVA INFORMACIÓN.


(Extret de l’arxiu del periodista
Emili Casademont i Comas)